Participación en la justicia penal

Aproximadamente 2 millones de personas con enfermedades mentales graves ingresan en las cárceles de todo el país cada año1.

Las personas con problemas de salud mental desbordan las cárceles y prisiones de los Estados Unidos. Según la Oficina de Estadísticas Judiciales del Departamento de Justicia de los EE. UU., el 37% de los presos estatales y federales y el 44% de los presos informaron tener un trastorno de salud mental.[1] Una vez encarcelados, las personas con enfermedades mentales tienden a permanecer más tiempo en la cárcel, y cuando son liberadas, corren mayor riesgo de reingresar en comparación con aquellas que no padecen enfermedades mentales.

Algunas de las razones más comunes de la alta tasa de encarcelamiento de personas con enfermedades mentales incluyen arrestos por conductas o acciones relacionadas con enfermedades mentales no tratadas, falta de comprensión de las enfermedades mentales por parte de los agentes del orden y los funcionarios judiciales, falta de programas alternativos al encarcelamiento, escasez de viviendas seguras y asequibles, y disponibilidad limitada de servicios de tratamiento de salud mental para pacientes ambulatorios. Desafortunadamente, una vez que las personas que viven con enfermedades mentales son arrestadas y encarceladas, se enfrentan a desafíos que son difíciles de superar.

Incluso un encarcelamiento breve puede provocar la pérdida de empleo y oportunidades de empleo en el futuro, una salud física y conductual más deficiente debido a interrupciones en los servicios y tratamientos de atención médica, pérdida de vivienda y oportunidades de vivienda en el futuro, e interrupciones en la vida familiar y las conexiones sociales. Además, el estrés de estar involucrado en el sistema de justicia penal es traumatizante y puede intensificar los síntomas de las enfermedades mentales que experimentan las personas.

Texas está trabajando para ayudar a las personas que viven con enfermedades mentales a evitar involucrarse en el sistema de justicia penal. Usando el modelo de intercepción secuencial, las agencias estatales y locales están diseñando programas para apoyar a las comunidades locales a medida que amplían la disponibilidad de servicios de tratamiento de salud mental para pacientes ambulatorios, programas alternativos al encarcelamiento, viviendas seguras y asequibles, tribunales de salud mental y servicios de restauración de competencias para pacientes ambulatorios.

Más información y recursos

Hay muchos recursos disponibles con respecto a programas y mejores prácticas para reducir el número de personas con enfermedades mentales en el sistema de justicia penal. Visita:


Fuentes

1. La iniciativa Stepping Up

2. Bronson, J. y Berzofsky, M. (2017). Indicadores de problemas de salud mental informados por presos, 2011-2012. Bureau of Justice Statistics, 1-16

https://www.bjs.gov/content/pub/pdf/imhprpji1112.pdf

Talk to Someone Now Hablar con alguien ahora Talk to Someone Now

Llama
1-800-273-8255
1-800-273-8255

TTY: 1-800-799-4889
1-800-799-4889
Click to Chat
Chatea

Haz clic para chatear
Click to Chat
Click to Text
Texto
Envía el mensaje de texto HOME a 741741